Mejor por un lado que por el otro.

 Sin excesivas ganas de levantarme de la cama, finalmente me he preparado la bolsa de deporte y he ido a nadar. Con el último comentario creo que ya quedó claro el tema de la continuidad pero es que continua lo positivo y también lo negativo.

Un perfecto día de lluvia de esos de quedarse en casa y yo, nadando… y como siempre con el puñetero déficit de oxígeno.

Intento hacer los ejercicios a buen ritmo pero no me salen las cuentas. Cuando ya vuelvo del primer largo, largo que realizo a la perfección, entre que ya voy apurando, mas, que vuelvo respirando por la izquierda, llego al tercer largo que no valgo un pimiento.

Al respirar por la derecha no tengo ningún problema, estoy alineado y con el simple giro de cabeza tengo bastante pero al volver y respirar po la izquierda el esfuerzo es considerable ya que ni tomo bastante aire, ni mantengo la línea de flotación, ni llego a rendir como por la derecha. Me da la sensación de que por la izquierda serpenteo y en lugar de girar longitudinalmente el cuerpo, giro la cabeza hasta el hombro produciendo incluso un molesto “choff” al introducir el brazo en el agua.

Por lo demás, ha sido un día de ejercicios con aletas bastante normales.

A mis casi 50 años me parece mentira que las cosas de nadar no eten tan claras como cuando era un niño, entonces no había más que la mar y yo, y la playa… que recuerdos. Y que peligros.

Anuncios

~ por esbama en enero 7, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: